martes, 30 de septiembre de 2014

Dyango - Si Yo Fuera El... [LP EMI] (1976)

http://i.imgur.com/noW1neh.jpg
Clic en la imagen para agrandar

http://i.imgur.com/sTRe5cn.jpg
Clic en la imagen para agrandar

Dyango [Clic]

Dyango obtiene, en 1976, el premio (Sirenita de Oro) al mejor intérprete y a la mejor canción del Festival de Benidorm con el tema "Si yo fuera él", tras triunfar en ese festival su carrera crecería tanto a nivel nacional como internacional.

Desde la grabación del tango "Nostalgia", en 1976, Dyango consolidó su conquista del mercado español de la balada romántica. En 1980, Dyango representó a España en el Festival OTI 1980 con la canción "Querer y perder" escrita por Ray Girado, ocupando el segundo lugar.

Desde entonces, el repertorio de Dyango ha incluido los mejores boleros, tangos y rancheras, las viejas canciones de los guateques de los sesenta, decenas de éxitos propios y hasta piezas líricas.

Dyango ha obtenido a lo largo de su carrera 55 discos de oro y 40 de platino, que le han sido concedidos tanto en España como en diversos países latinoamericanos e incluso en Estados Unidos. De entre todos ellos, cabe citar el doble disco de platino conseguido por el álbum "A corazón abierto".



Image Hosted by ImageShack.us

lunes, 29 de septiembre de 2014

Baccara - Baccara [LP RCA] (1977)




Baccara

El grupo femenino Baccara estaba formado por las voces de las españolas Mayte Mateos y María Mendiola, ambas se conocieron trabajando en el ballet de TVE y en 1976 formaron el grupo Venus. Gracias a los contactos de María viajaron a las Canarias y allí conocieron Leon Deane, gerente de la RCA alemana que las invitó a grabar a Hamburgo. Fue allí donde se creo el éxito "Yes Sir, I Can Boogie".

En 1977 Baccara, vendió más de 16 millones de ejemplares del sencillo "Yes Sir, I Can Boogie", quedando registrado en las páginas del Libro Guinness de los Récords como el grupo musical femenino que más discos había vendido hasta esa fecha. "Yes Sir, I Can Boogie" fue el primer sencillo, interpretado por un dúo femenino, que llegó a ser número uno en el Reino Unido.

Más tarde con "Sorry, I'm A Lady", su segundo sencillo, también consiguieron éxito internacional, llegando al primer lugar de las listas de popularidad en Alemania, Bélgica y los Países Bajos, y estando entre los diez primeros lugares en Reino Unido, Suecia y Suiza.

Pero a pesar del gran número de seguidores en Alemania, España y Japón, en 1981 su mezcla de disco, pop y música folclórica española comenzaba a estar pasada de moda y, en 1983 Mayte Mateos y María Mendiola ya estaban trabajando en proyectos en solitario que no tendrían buena acogida. Más tarde ambas formarían nuevos dúos llamado cada uno, Baccara.

Baccara es el nombre de una variedad de rosa roja de tallo largo, cuya representación simboliza el amor.

En la canción "Yes Sir, I Can Boogie" una mujer se dirige a un hombre que está indeciso, la melodía es sensual y su letra dice que ella no puede hablar ni caminar pero sí bailar toda la noche "boogie" con una buena canción. El ritmo pegadizo, convinando música disco, baile y folclore español, dió como resultado la venta de muchos millones de discos.




Image Hosted by ImageShack.us

domingo, 28 de septiembre de 2014

VA Aquellos Años...Maravillosos - Operación Nostalgia, Vol. 1 CD (2002)




INFO:

Un recopilatorio doble, en forma de grandes éxitos musicales de los años 60 y 70, titulado "Aquellos Años...Maravillosos - Operación Nostalgia, Vol. 1", interpretado por los artistas españoles y extranjeros más consagrados de la época.




sábado, 27 de septiembre de 2014

Nino Bravo - Mi Tierra - LP Polydor (1972)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


INFO:

Durante1972 Nino Bravo hizo siete viajes a América para promocionar sus discos, que se vendían allí tanto o más que aquí, realizó numerosas galas veraniegas por toda España y aún tuvo tiempo de grabar este LP, el mejor de su carrera sin ninguna duda. El disco que marca la madurez como intérprete del cantante valenciano. Paradójicamente, el single con “Libre” en su cara A nunca llegó a pasar del nº4 y el presente LP estuvo cinco semanas en el nº1 de ventas de los redondos que giraban a 33 revoluciones por minuto.

“Mi tierra” había sido la canción que Nino había defendido en el Festival Internacional de Río de Janeiro, en el que las añagazas de un jurado le impidió ganar. Una canción dedicada a su país. Sin embargo, ésta y las demás canciones del disco iban a verse relegadas a un segundo plano por “Libre”, tal vez la mejor balada de la historia del pop español. Un tema con aires de himno, obra de Pablo Herrero y José Luis Armenteros que, andando el tiempo, iba a convertirse en una de las más conocidas y valoradas canciones de la música española. La canción fue mirada de reojo por el franquismo, ya muy deteriorado, de su época. Eso de hablar de libertad y de dar la vida por ella al lado de una alambrada no estaba bien visto en la España desarrollista dentro de un orden de los primeros 70. Como la canción crecía en popularidad, en seguida el régimen dictaminó que se trataba de una protesta contra la falta de libertad en Alemania Oriental y un homenaje a los que habían dado su vida huyendo del comunismo, intentando saltar el muro de Berlín que separaba las dos alemanias en ese momento… Y se quedaron tan anchos. En alguna dictadura sudamericana estuvo prohibida por alentar sentimientos libertarios entre los jóvenes.

Pero este disco trae más canciones. Inevitable referirnos al tema que da título al álbum, un himno con todas las de la ley, interpretado con la habitual voz viril del cantante. Una buena melodía de Augusto Algueró y una letra elegiaca de Germán Bueno. Menos conocidas, pero no peores canciones, son “Carolina” en la que Nino abusa un tanto de su chorro de voz; o la balada intimista “Señora, señora”; o la muy seria, casi trágica, “Vete”, un auténtico despliegue de poderío vocal y de arreglos pensados exclusivamente para servir a dicha voz.

Las citadas y otras canciones conforman el mejor LP de Nino Bravo, en un momento en el que todo lo que tocaba se convertía en triunfo. De él se contaba que dormía con un disco de Tom Jones bajo la almohada. Con este LP podía prescindir de aquel particular atrapasueños, porque el valenciano seguramente superaba en gusto y facultades al León de Gales, su ídolo de siempre.

Fuente: Julián Molero - lafonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

viernes, 26 de septiembre de 2014

Ana Belén - Con Las Manos Llenas [LP CBS] (1980)


http://i.imgur.com/ncqaGJw.jpg
Clic en la imagen para agrandar


Ana Belén [Clic]

En 1980 la cantante española Ana Belén lanza el disco en solitario “Con las manos llenas", el que se incluía temas como "Oh qué será"o "Banana republic", también se incluyó una versión de “El hombre del piano,” es una adaptación de Víctor Manuel. Esta pieza se convierte en una de las más importantes de la carrera musical de Ana Belén en España, el cual se convirtió el álbum en un verdadero éxito.

La biografía musical de Ana Belén, es una trayectoria larga y fértil que comenzó en 1965 con las canciones de la película “Zampo y yo” y continuó con discos fundamentales como La paloma de vuelo popular (1976), De paso (1977), Con las manos llenas (1980), Ana en Río (1982), Géminis (1984), Para la ternura siempre hay tiempo (1986), A la sombra de un león (1988), Rosa de amor y fuego (1989), Veneno en el corazón (1993), Mírame (1997), Peces de ciudad (con el que estuvo nominada a los Grammy Latinos 2002 como Mejor Solista Femenina), Viva l’Italia (2003), Una canción me trajo aquí (2005) o Anatomía (2007), entre muchos otros.




Image Hosted by ImageShack.us

jueves, 25 de septiembre de 2014

Tony Vilaplana - Grandes Éxitos (1962-1965)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Tony Vilaplana

Como casi todas las de la época, la historia se inicia con un adolescente que escucha la radio -los tocadiscos eran un lujo inalcanzable para las familias obreras- y sigue con atención las canciones de Elvis Presley y de Paul Anka. El muchacho de la radio es Antonio Vilaplana, vive en Sabadell y desde los 14 años trabaja en una fábrica textil. Sus compañeros de trabajo le animan a presentarse a un concurso de Radio Sabadell, donde llega a finalista, clasificándose para cantar en Radio Barcelona. Allí el locutor Joaquín Soler Serrano le descubre e intercede por él, logrando que la recién creada Vergara, que anda a la busca de nuevos artistas catalanes, le proponga grabar un disco.

Con solo diecisiete años Tony Vilaplana graba en noviembre de 1962 cuatro canciones con un equipo portátil que se instala en el local de ensayos del orfeón del barrio de Gracia, en Barcelona.

Una idea de cómo se trabajaba entonces nos la da el dato de que se instaló un micrófono en la habitación de al lado para recoger el sonido del propio local y así conseguir un cierto efecto de eco.

La canción principal del EP es una versión cantada del “Sueño de amor”, de Liszt, a ritmo de twist.

Del resto del disco, lo único conocido es el cover español Detén la noche “Retiens la nuit”, uno de los primeros hits del ídolo francés Johnny Hollyday.

El disco se distribuye solo en Cataluña y pasa desapercibido.

A Madrid llegan unos ejemplares por correo a las emisoras y en el resto de España, nada de nada.

Ya en 1963, graba su segundo EP, que contiene como tema principal una buena versión de la bossa nova “Eso beso”, compuesta por Paul Anka.
Este disco ya es mejor distribuido y da a conocer a Tony Vilaplana por todo el país.

El joven cantante es reclamado para actuar, pero carece de grupo de acompañamiento, pues los discos han sido grabado por músicos de conservatorio bastante alejados de los gustos del bullanguero público adolescente.

Busca por Sabadell y forma un grupo con músicos locales de su edad. Claude (guitarra), Santi (bajo), Jacky (batería) y Claudio (piano) que pronto serán bautizados como Los Teen Stars.

Con ellos se lanza a numerosas actuaciones en fiestas patronales y universitarias.

El equipo era otro problema, sobre todo cuando había que hacer dos actuaciones en un mismo día, ya que el amplificador de bajo consistía en un altavoz de 25 pulgadas dentro de un deposito cilíndrico de uralita, que era preciso trasladar de un local a otro.

Estos apaños caseros eran habituales en los conjuntos principiantes de los primeros 60.

A pesar de todas las dificultades, 1963 es un año trepidante en el que Tony y su gente van a grabar cuatro discos y va a presentarse en el Festival de Benidorm, en el que llegara a la final con “Chavala twist”. Entre tanto, va a marcarse pequeños éxitos locales con canciones como “A mi edad” o “Il tangaccio”. Tony incluye en sus actuaciones numerosas versiones en catalán de canciones americanas e italianas, pero graba en castellano.

En septiembre de 1963 va a registrar uno de los primeros discos -tal vez el primero de todos- de rock y twist en catalán con cuatro temas que ya antes había grabado en castellano. Algo que hoy parece inocuo, pero que en aquel momento era comercial y políticamente absolutamente incorrecto, sobre todo porque no se trataba de un airado universitario o de un grupo folclórico los que lo hacían, sino que semejante atrevimiento procedía de un muchacho de dieciocho años que se dedicaba a la canción ligera.

En 1964 va a sacar sus últimos discos con la casa Vergara con el superversionado “Chariot”, canción procedente, vía Francia, del éxito de Petula Clark "I will follow him" y “Largas noches” como pistas principales.

Ya en 1965 va a pasar a otro sello catalán, Concentric, con el que grabará varios microsurcos bajo el apelativo de Tony, pasando al catalán los éxitos foráneos. Estos postreros discos se distribuyen solo en Cataluña y constituyen hoy rarezas discográficas inencontrables, incluso para los sabuesos de lafonoteca.

En 1966 a Antoni le toca hacer la mili y esto, unido a su falta de proyección nacional, va a contribuir a poner el punto final a su carrera musical. Tony Vilaplana fue uno de los pocos cantantes solistas en un momento y un estilo que parecían patrimonio exclusivo de los conjuntos. Su voz juvenil y fresca, su desenfado y su guapeza pudieron hacer de este humilde sabadellense una de las figuras de la canción española si hubiese tenido detrás una discográfica que lo hubiera cuidado mejor, espaciando y promocionando sus discos a nivel nacional y eligiendo con criterio el repertorio.

Fuente: Julián Molero - lafonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Micky Con Los Tonys Y Los Relámpagos - LP Alligator Records (1984)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Estos pioneros del rock español comienzan sus andanzas en 1960 cuando un guitarrista adolescente llamado Antonio -Tony- del Corral forma un grupo al que bautiza con su propio nombre Los Tony's. Junto a él forman parte del grupo sus amigos Fernando Argenta (guitarra rítmica), Juan Fuster (bajo), Enrique Modolell (batería) y un cantante llamado Toñín. Ese mismo año conocen en una actuación improvisada en el colegio madrileño Santiago Apostol a un muchacho de dieciséis años con mucho morro escénico que se maneja muy bien en inglés llamado Miguel -Micky- Carreño, que rápidamente sustituye a su cantante. Durante 1961 se sacan el carné de profesionales y actúan con asiduidad en el Castellana Hilton, en el cine Alcalá Palace y en el Airmen's Club de la base áerea de Torrejón. El tal Micky llevaba solamente un año viviendo en España, pues es hijo de diplomático, y había pasado su niñez en Bélgica y en Jordania, aprendiendo con corrección francés e inglés. Su repertorio se basaba en temas de Jerry Lee Lewis, Elvis, Cliff Richard y otros grandes del rock. De esa época cuenta el propio Micky en una entrevista: “Había un sargento negro que se acercaba siempre a pedirnos que tocaramos 'Twist and shout'. Nosotros no teníamos ni puta idea a qué se refería, por lo que solíamos dedicarle 'Tequila'. Poco después, cuando escuchamos esa canción por Los Beatles, nuestro sonido cambió radicalmente.”


En 1962 se hacen con un nombre dentro de los conjuntos madrileños de aquellos heroicos inicios del rock español a base de actuar en salas de fiestas e institutos de la capital. El 18 de noviembre de 1962 -fecha oficial del nacimiento del rock madrileño- son incluidos en el cartel del I Festival del Price junto a Los Relámpagos, Los Estudiantes, Los Pekenikes y algún solista más. En ésta y otras actuaciones en aquel mítico local las contorsiones y movimientos de Micky le hacen ser bautizado como El Hombre de Goma. Los Tonys, que han perdido el apóstrofe en su nombre son uno de los más famosos conjuntos madrileños, aunque aún ninguna discográfica se ha fijado en ellos. En 1963 participan en Barcelona en el Festival organizado por la tienda de instrumentos Alberdi, que recoge un mano a mano entre los mejores grupos madrileños y catalanes. Por fin la casa Zafiro se fija en ellos y les ofrece grabar su primer disco con “Ya tengo todo”, que es una versión del “I got a woman” de Ray Charles, como canción principal. Este disco sería el único firmado por Los Tonys, pues desde el segundo, la fama del cantante eclipsaría un tanto a sus compañeros, pasando a denominarse Micky y Los Tonys. Son discos grabados en dos pistas y con toda la precariedad y buena voluntad del mundo.


En 1964 efectuarían numerosas grabaciones, sacando hasta seis EP y algún single derivado de ellos. Son discos de nivel aceptable, pero con temas en su mayoría impuestos por su casa discográfica y que no hacen justicia a sus actuaciones vibrantes, cargadas de ritmo, bronca, rock and roll y buen humor que les convertían en una atracción musical y visual de primer orden en aquel comedido Madrid de la primera mitad de los 60. De esa época su canción más recordada será una muy buena del clásico de Pomus y Shuman “Sospecha”. Ese año fueron contratados para actuar en el club Parnaso, en la calle Viriato, de Madrid. En ese mismo edificio vivían varios altos cargos militares, que, dado el escándalo que se montaba, llamaron a la policía, que se presentó un día en el local al grito de: “Todos a vuestra puta casa, coño” y órdenes de acabar con los rojos, melenudos, maricas y gitanos que, según ellos, se congregaban alrededor de aquella música. Aquel verano se enrolaron en el espectáculo de revista de Nati Mistral, saliendo malparados en una actuación en un pueblo de Valladolid cuando comenzaron a interpretar rock and roll ante un público de los de boina y garrote. La vedette se enfadó muchísimo y al día siguiente actuaron con guitarras españolas y maracas, cantando el “Bésame mucho”.


En 1965 van a recibir su gran espaldarazo gracias a la película musical “Megatón Ye Yé” (Jesús Yagüe, 1965) para la que Micky compondrá la mayor parte de sus temas; unos temas que serán interpretados por el cantante Mochi -que procedía de los actores televisivos que triunfaban en Escala en Hi-Fi- y por los propios Micky y Los Tonys. De esta película se editará un LP, un EP y un single con una buena acogida comercial. Poco después del rodaje Fernando Argenta va a dejar el conjunto por los odiosos temas militares para ser sustituido por Francisco Ruiz, que venía de Los Shakers. Esta incorporación va a ser clave para el futuro del grupo, pues se convertirá en la pareja compositiva de Micky y firmará junto a él los más exitosos temas del grupo. Ese año van a ser teloneros de las actuaciones en España de The Animals y The Kinks, ésta última acabada en un jaleo importante con intervención de las fuerzas del orden.


En 1966 y 1967 van a realizar sus discos más famosos y vendidos, sucediéndose uno tras otro temas que van a meterse en el top 10 nacional. Canciones como “No sé nadar”, “La gallina”, “No se puede ser vago” y “¿Buribú?”, compuestas por Micky y Paco Ruiz, pasan a la historia del más desenfadado pop español y colocan al conjunto entre los punteros del país con delirantes actuaciones en directo, frecuentes actuaciones televisivas y numerosos fans.


En 1970 Micky comenzará su larga carrera en solitario y liquidará el grupo. Como cantante obtendrá varios éxitos importantes e incluso representara a TVE en el Festival de Eurovisión en 1977. Tony del Corral y su guitarra se convertirán en piezas indispensables en la banda de acompañamiento de Julio Iglesias. Por su parte, Fernando Argenta, hijo de uno de los principales directores clásicos españoles, Ataulfo Argenta, se convertirá en el gran divulgador de la música clásica a través de programas radiofónicos y televisivos como Clásicos Populares y El Conciertazo.


Micky y Los Tonys volvieron a reunirse en 1981 para grabar un single para Columbia y un LP para Belter en 1982, realizando alguna que otra actuación en directo.


Micky y Los Tonys es hoy, casi medio siglo después, recordado como el grupo más desinhibido de la década de los 60 con un directo rompedor, una puesta en escena cargada de buen humor y un solista incapaz de estar quieto más de diez segundos.

Fuente: Julián Molero - lafonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

martes, 23 de septiembre de 2014

Leandro - Silvia / Lo Que Antes Fui -Single EMI (1972)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar

Leandro

Pudo ser uno de los grandes de la música española. En solo dos años de actividad planteó como nadie la unión entre la música de cantautor y la canción melódica. La carretera y su trágica muerte lo hermanó con otros grandes: Nino Bravo, Juan Camacho, Cecilia, Los Ángeles, Bruno Lomas, Eduardo Benavente…

Leandro Sánchez Ruiz nació en 1946 en el barrio almeriense de La Almedina, en pleno casco histórico de la ciudad. Estudia Bachillerato en su ciudad natal, pero no finalizará sus estudios. Desde niño destacó por sus dotes para cantar, ingresando en el coro de la catedral de su ciudad, donde recibirá clases de música. Hacia 1963 doblará el mapa de España en diagonal e irá a vivir con unos familiares a Ferrol. Allí seguirá estudiando y pronto se enrolará en un barco pesquero. Esa va a ser su particular universidad artística y vital. Comenzará a componer sus primeras canciones y a soñar con una vida dedicada profesionalmente a la música. Cuando repasamos sus canciones, nos damos cuenta de la vinculación del cantante con el mar, presente en la letra de sus canciones y, de alguna manera, también en la música, de fuerte componente mediterráneo.

En 1967 se traslada a Madrid con la única pretensión de iniciar una carrera musical. Pronto entrará como cantante en un grupo llamado IV Revolución, que aunque no tiene discos en el mercado, gozaba de un cierto renombre entre los conjuntos capitalinos.

El nuevo cantante eclipsará a sus compañeros madrileños y empezará a moverse por distintos sellos discográficos. Finalmente, encontrará acomodo en EMI, que en principio lo ubicará en su división Regal. Al tratarse de un sello catalán, Leandro y su IV Revolución, convertida en su banda de acompañamiento, se trasladan a Barcelona para hacer sus primeras grabaciones. Así nace: “La Mar / Rosas Rojas” (Regal, 1969), ambas compuestas por él mismo. Al siguiente año se presenta en su tierra, en el “Festival de Almería”, logrando plaza de finalista con una canción dedicada a su gente: “Donde me críe”, que nunca sería editado oficialmente en disco.

Su primer single se escuchó poco, pero a la segunda iría la vencida. “Mi Barca Construiré / La Pobre Mía” (Regal, 1970). El disco entra en el top 10 y se escucha por doquier. Si esto fuera poco, la canción de la cara B es versioneada por el grupo chileno Los Golpes, consiguiendo un importante impacto en su país.

Leandro era ante todo un cantautor moderno, al estilo de Manolo Díaz, pero también era un cantante melódico, al estilo de Lorenzo Santamaría, por poner un ejemplo. Aunque él siempre renegó de sus temas más comerciales. Su estilo compositivo supuso un viraje hacia el pop y la música melódica, lo que suponía una clara evolución respecto a los adustos cantautores de la canción protesta, sin perder por ello algunos matices sociales en su letra.

El buen comportamiento (léase negocio) de su segundo sencillo le hace ascender a Odeón, la primera división de EMI. Allí va a registrar nuevos singles que definen la obra de este autor. “El Hombre del Tanque Rosa” (EMI Odeón, 1971) supone una zambullida en las aguas del pop con una letra de lo más interesante. También volverá a visitar el top 10 de sencillos. Continuará su trayectoria con “Super-Jet / Mujer” (EMI Odeón, 1971), que seguirá cimentando una carrera de lo más prometedora.

En 1972 vuelve a regañadientes a los festivales, concretamente al de Almería, con la canción “Silvia” (EMI Odeón, 1972). Una pieza que no está entre lo mejor de su obra y que será eliminada en primera ronda. Eso ocurría el 28 de julio en pleno jaleo de galas veraniegas. Apenas dos semanas después, el 14 de agosto, la fecha con más trabajo para los músicos de toda España, Leandro viaja hacia Madrid donde está contratado aquella noche. No llegará. En la provincia de Albacete acabará para siempre su carrera. La carretera le cobra al pop español uno de sus primeros peajes; después vendrán muchos otros.

Se publicara su único LP: “Su Obra” (EMI Odeón, 1972), que no es otra cosa que un recopilatorio de los dos años anteriores. En algo coinciden todas las fuentes consultadas y a ellas me sumo tras escuchar detenidamente sus singles. Leandro no dio de sí ni la décima parte de lo que podía haber desarrollado y estaba llamado a ser uno de los más grandes compositores de nuestra música. ¡Maldita carretera!

EL DISCO

Dos semanas antes de su fallecimiento, Leandro estrenaba en los Jardines La Salle, en el marco del Festival de la Canción de Almeria, su canción “Silvia”. Una balada edulcorada y con poco fuste que no logró el paso a la final. Recursos manidos como el recitado intermedio terminado en un grito, bajo la voz del propio cantante y un coro femenino que entonan la canción, intentan dar un cierto empaque a una pieza pesada y poco inspirada en lo melódico.

Un tema lento con aire de cuento infantil, violines y mucho despliegue instrumental conforman “Lo que antes fui”, otra de esas canciones con las que Leandro se confiesa. De todos modos, tanto en ésta como en “Silvia”, Leandro hace excesivas concesiones a la canción melódica, tal como se entendía en la España de los primeros 70 y en la que primaban las dotes vocales sobre la originalidad. Un paso atrás en la carrera de este cantante que se llevó la carretera. Y es que los músicos, desgraciadamente, son carne de rueda. Con la muerte de Leandro se abriría una década trágica para la música española.

Fuente: Julián Molero - laFonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

Juan Pardo - My Guitar [LP Ariola] (1973)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Juan Pardo [Clic]

Segundo intento de calar en el mercado inglés a base de aires folk, country y sobre todo pop suave. No es que sea mejor que “Natural” (Erika, 1972), pero sí que aprovecha mejor sus recursos y triunfaría en España gracias a que sus canciones más celebradas aparecerían en formato single y cantadas en nuestro idioma.

La mayor diferencia respecto al citado LP anterior viene marcada por una evolución hacia el folk-pop y una menor carga orquestal -que sigue existiendo. El disco fue muy bien acogido aquí y compensaba una cierta falta de frescura con algunas canciones realmente de calidad y con tirón comercial.

Además del tema que da título a todo el disco, y que es mucho más conocido en su versión en español, hay que citar de modo especial “Something’s bad”, una exquisita muestra de folk-pop con unos coros y una instrumentación destacables que casi se comen el buen hacer del cantante.

“Lonely man” es prácticamente un himno religioso muy bien construido, que demuestra que con escasos elementos y buenas ideas se pueden hacer canciones excelentes. Punteos de blues para una anodina “My brother”.

Lujo y fantasía creativa para una pieza pop rock: “María Magdalena”, que sería traducida al español con notable éxito. Casi prefiero esta lectura en inglés, pero gran canción en todo caso.

“I’ve got a rose”, una de las pistas de audio elegidas, es una pieza folk que me recuerda a los grandes norteamericanos del género. Un canto simple, de escaso recorrido melódico y gran sinceridad desprovista de todo artificio.

Fuente: Julián Molero - laFonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...